Belleza y vino

El vino marida con todo, belleza incluida. Por eso hoy hablaremos  de sus extraordinarios efectos en tratamientos de belleza y estética.

Los causantes de estos efectos son los polifenoles, responsables del color y del aroma del vino,  son reconocidos como los compuestos de mayor poder antioxidante, 20 veces más que la vitamina C y aumenta el poder antioxidante de la vitamina E. Entre ellos el resveratrol, que es el polifenol más activo para combatir los procesos de involución, y su concentración en el vino tinto es superior a la que podemos encontrar en otras especies vegetales, por ese motivo el vino se considera un aliado de la belleza.

Entre sus propiedades destacan las siguientes:

Propiedades antioxidantes: repara el daño oxidativo que provocan los rayos UVA y UVB, la polución o el estrés en la piel.

Propiedades anti edad: aporta firmeza y elasticidad a la piel, luchando contra la flacidez y las arrugas. Además, retrasa el proceso de envejecimiento de la piel.

Propiedades antiinflamatorias: ayuda a combatir la inflamación que, con la edad, es más habitual.

De este modo, el aporte de resveratrol a los productos cosméticos, como My Cream by Isabel Preysler, otorga una sorprendente actividad antioxidante ayudando a retardar el envejecimiento cutáneo, mejorar la elasticidad y suavidad de la piel, aumentar la vitalidad celular y renovar la piel.

Share this post



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *