Beneficios de un correcto descanso

beneficios de un correcto descanso

Dormir bien es tan importante para nuestro cuerpo como mantener una dieta saludable.

El sueño restaurará nuestra salud física y mental, repondrá nuestra energía y evitará posibles enfermedades.

Los expertos recomiendan en la edad adulta dormir entre 7 y 9 horas, disminuyendo a 7-8 a partir de los 65 años. También seguir un horario de sueño y, siempre que sea posible, mantenerlo los fines de semana. Acostarnos y levantarnos siempre a la misma hora favorece un descanso adecuado.

Realizar ejercicio físico diario, no abusar de bebidas estimulantes o cenar pronto serán rutinas beneficiosas para conciliar el sueño.

Sin embargo, el uso de teléfonos o tablets antes de dormir no favorecen el descanso. La luz emitida por estos dispositivos altera el ciclo del sueño al interactuar con la producción de melatonina, una hormona que ayuda al descanso. Para evitarlo, los expertos aconsejan apagar estos dispositivos dos horas antes de dormir.

Dormir es fundamental para la mente. Entre los beneficios de un descanso adecuado, se encuentran una mejor función de la memoria y el aumento de la creatividad. La falta de sueño dificulta el aprendizaje y la realización de tareas.

Nuestro cuerpo también notará las bondades de un buen descanso. Durante las horas de sueño, en nuestro organismo se suceden procesos en los que se favorece el adecuado funcionamiento de diversos sistemas como, por ejemplo, el sistema inmune.

Un correcto descanso, además, favorece el control del peso y  protege al corazón, ya que en situaciones de insomnio aumentan en sangre hormonas relacionadas con el estrés (adrenalina y cortisol) que aumentan la tensión arterial y la frecuencia cardíaca. Cuando dormimos, nuestro cuerpo se relaja y produce hormonas que contrarrestan los efectos de esas otras y colaboran, entre otras cosas, a que nos encontremos más felices. Al relajarse nuestro cuerpo y  disminuir la actividad del organismo, el sistema circulatorio trabaja menos porque la presión arterial ha disminuido y se necesita menos esfuerzo para bombear la sangre.

Durante el periodo comprendido entre las 23h y las 4 de la madrugada la piel se renueva de manera natural, elimina toxinas y se regeneran los tejidos aumentando la elastina y el colágeno. Curiosamente, la piel se deshidrata más por la noche que por el día, lo que hace necesario darle a la piel la hidratación que requiere antes de ir a descansar. Así, garantizamos despertarnos con un rostro luminoso y fresco.

Share this post



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *