Advice Isabel

Beneficios de la crema hidratante

Hoy me gustaría hablaros de los beneficios que tiene el uso de la crema hidratante.

En general, una buena hidratación hace que los niveles de agua de la piel estén equilibrados y que la barrera protectora se vea más fortalecida y flexible, para hacer frente a los daños que pueden producirle  agentes externos como pueden ser el clima, la contaminación o el propio maquillaje. Para ello es esencial beber un mínimo de litro y medio de agua  al día y mantener una dieta equilibrada, pero una vez esto ya forma de nuestra rutina diaria ¿Qué más podemos hacer para hidratar nuestra piel? Incorporar el uso de crema hidratante tanto de día como de noche. Os recomiendo que la primera lleve SPF para protegernos del sol sea la época del año que sea.

Uno de los motivos principales del envejecimiento prematuro es la piel deshidratada, ya que se debilita y pierde colágeno, lo que acelera el proceso de envejecimiento. Si no quieres que los primeros signos de la edad aparezcan antes de tiempo, no tengas miedo de usar ya una crema hidratante antiarrugas. Aunque la edad natural de empezar a usarla son los 30, los expertos coinciden al recomendar su uso mucho antes para prevenir en vez de curar.

Si en verano el sol es uno de los mayores enemigos para la piel, en invierno lo son el frío y el aire seco. El uso de crema hidratante intensifica el proceso reparador y regenerador de la piel para combatir la deshidratación.

También es importante hidratar correctamente la piel del rostro para evitar la aparición de imperfecciones y devolver su brillo natural. En ocasiones nos vemos con un rostro hinchado, áspero, en el que los granitos, los puntos negros, las ojeras y las manchas de la piel se notan más. Y es que la deshidratación debilita la piel y la hace más sensible. Todo esto se puede conseguir con una ayuda extra, la que proporcionan los sérums. Y es que es el producto más eficaz para tratar problemas cutáneos específicos ya que su alta concentración de activos penetra en las capas más profundas de la piel.

Alimentación

Hace unos días comentábamos los pasos a seguir para preparar nuestra piel antes de ponernos al sol. Hoy os voy a comentar cómo la ingesta de determinados productos nos ayuda  a preparar la piel, aumentar sus defensas, y contrarrestar los efectos dañinos del sol sobre ella.

Los alimentos ricos en carotenos como zanahorias, mango, albaricoques o calabaza entre otros estimulan la síntesis de melanina y preparan tu piel para el bronceado.

Incorpora a tu dieta vitaminas C  que nos ayudan a frenar los radicales libres (‘culpables’ del envejecimiento prematuro de la piel). Son ricos en esta vitamina el pomelo, kiwi, mandarina o las fresas.

Pero no olvidemos que con el sol la piel se reseca y necesitaremos un aporte extra de agua. También es una buena opción incluir en la dieta zumos de frutas variadas e infusiones

Consejos uso de mascarillas

Como cambia todo en poco tiempo, ahora es impensable el salir de casa sin llevar nuestra mascarilla puesta y el gel hidroalcoholico en el bolso.

Su uso hace que nuestro rostro esté tapado varias horas al día, por lo que debemos cuidar ahora, más que nunca, que nuestra piel no sufra.

La limpieza va  a ser fundamental. Lo ideal es realizar una DOBLE limpieza, por la mañana para eliminar los productos aplicados la noche anterior y tener una base limpia sobre la que aplicar los que vayamos a emplear, y por la noche, no sólo para desmaquillar sino para eliminar residuos, restos de sudor e incluso contaminación. Lo ideal es hacerlo con agua templada y jabón suave.

El uso de mascarillas, además, favorece la deshidratación por la escasa ventilación, por lo que debemos proteger la piel aplicando crema hidratante.

En estos meses de calor el sudor junto con el roce de las mascarillas puede provocar lesiones por presión en nariz, orejas o mejillas. Vigila las posibles erosiones que se produzcan y consulta a un especialista si tienes alguna duda.

Consejos para tomar el sol

Ha tardado un poco en llegar este año pero, por fin tenemos buen tiempo y podemos disfrutar, siguiendo las recomendaciones sanitarias de prevención a contagios de covid, de las piscinas y playas.  Por eso hoy quiero hablaros de lo importante que es que preparemos nuestra piel para conseguir un bronceado seguro. Durante todos estos meses atrás la hemos tenido tapada y ya no está acostumbrada a que la expongamos directamente al sol.

El primer paso es una exfoliación suave y homogénea, con ella conseguimos eliminar impurezas y renovar la dermis. Te aconsejo que utilices un exfoliante especial para la cara, que limpie tus poros en profundidad, purifique y elimine las partículas de suciedad acumuladas en la piel sin ser agresivo. En cuanto a productos corporales, apuesta por un exfoliante con gránulos más gruesos. Se deshará de las células muertas y te dejará la piel suave, luminosa y lista para la exposición solar.

Una vez que la piel está libre de todas las impurezas, gracias a la exfoliación, podemos empezar a hidratarla. La radiación solar, además de cambiar de color nuestra piel, aporta mucho calor a la misma, lo que puede ocasionarnos quemaduras, sequedad y tirantez. Con una buena hidratación asegurarás que tu piel cuente con la humedad suficiente como para no sufrir ninguno de los problemas anteriores.

Pero aquí no acaba todo, cuando vayas a tomar el sol, NO DEBES olvidar nunca la protección solar, es muy importante que escojas una crema solar adecuada a ti, algo que variará según el SPF que contenga, consulta siempre con un especialista y lee bien la información del envase para ayudarte a tomar la decisión correcta para tu tipo de piel.

Trucos de belleza

-En el día a día es muy importante ser constante en nuestro cuidado personal. Solo de esta manera se conseguirá nuestro propósito: una piel hidratada e iluminada

-Gracias a la perseverancia y ayudados de una buena alimentación y ejercicio diario, conseguiremos un efecto completo en nuestra piel y estar mejor con nuestro cuerpo

-Para unos resultados eficaces es necesario aplicar crema hidratante día y noche sobre nuestro rostro, cuello y escote. Siempre después de la ducha para aprovechar la humedad de la piel. La aplicación ha de ser suave y con movimientos circulares de manera regular

5 Hábitos importantes

– Lavar nuestra cara por la mañana y por la noche, de esta manera tan sencilla nuestra piel respirará y lucirá natural y radiante.

– No hay que pasarse con el maquillaje. Podemos decir que el mejor maquillaje es el que apenas se nota. Con esto también evitaremos obstruir nuestra piel.

– Tu piel debe descansar y al menos una vez por semana debemos abstenernos de ponernos cualquier tipo de maquillaje. Junto con un buen descanso nocturno de 8 horas le daremos ese respiro que tanto necesita.

– Una buena alimentación tiene repercusión en nuestra piel, cabello, uñas y hasta en nuestro humor. Por lo tanto hay que tener una dieta equilibrada llena de frutas y verduras.

– Una buena hidratación ayudará a nuestro cuerpo “por dentro”. Se recomiendan 8 vasos de agua diarios.