Advice Isabel

Propiedades de la vitamina C

Hoy me gustaría hablaros de uno de los ingredientes de la línea MyCream, la vitamina C.

Este importante nutriente cuenta con multitud de propiedades anti edad y todas ellas son beneficiosas para la piel, ya que constituye un potente antioxidante que contribuye a que las células luchen contra uno de los principales causantes del envejecimiento cutáneo: los radicales libres.

Además, es responsable de la creación y mantenimiento del colágeno, así como del fortalecimiento de los vasos sanguíneos, lo que da a nuestra piel mayor fuerza, luminosidad y elasticidad.

Por eso, es ideal tomarla a través de alimentos, como el brócoli, las coles de Bruselas, la coliflor y, en general, cualquier variedad de col, los pimientos rojos y verdes, las espinacas, los tomates y consumiendo frutas como las naranjas, los kiwis o los aguacates. Todos ellos contienen las propiedades características de la vitamina C entre las que destacan, además de las ya mencionadas, las siguientes:

– Ayudan a una mejor absorción del hierro.

– Refuerzan las piezas dentales.

– Nutren el cabello y contribuyen a su crecimiento, tonificándolo.

– Benefician el robustecimiento de las uñas.

– Retrasan los signos del envejecimiento.

Y, por supuesto, como os he dicho, también puedes encontrar la vitamina C en cualquiera de nuestros productos MyCream. La combinación de una dieta sana con el uso de nuestros cosméticos, hará que veas los resultados en muy poco tiempo, potenciando y alargando los efectos positivos de esta vitamina sobre tu piel y, en general, sobre tu salud.

Secretos de una buena exfoliación

Como siempre os comento, la exfoliación es el paso previo fundamental de cualquier tratamiento facial y corporal, con ella  preparamos la piel, la despojamos de impurezas y le damos uniformidad. No realizar bien una exfoliación supone que el resultado del tratamiento no sea el deseado.

Por eso recibo muchas preguntas sobre cómo realizarla de forma correcta, en el post de hoy espero resolver todas vuestras dudas.

Lo primero de todo es elegir el producto adecuado, no es lo mismo exfoliar la cara que  el cuerpo y en el caso concreto de la cara debemos tener en cuenta que sea adecuado a nuestro tipo de piel (seca, mixta, grasa o sensible).

Antes de empezar a exfoliar la piel tenemos que limpiar bien la zona que vamos a tratar y dejaremos la piel húmeda. De esta forma conseguiremos extender mejor el producto y la eliminación de células muertas será más efectiva.

A la hora de aplicar el exfoliante en el rostro, lo masajearemos de forma suave, sin apretar demasiado, formando círculos y siempre con movimientos ascendentes para activar la circulación. No olvides la zona T y  jamás lo apliques en el contorno de ojos.

En el cuerpo, también masajearemos en círculos ascendentes de forma suave. En zonas como los codos o pies deberemos incidir más, y en zonas más delicadas, como el pecho menos.

A la hora de retirarlo, usaremos agua fría para cerrar los poros de la piel y activar su luminosidad. Para no enrojecer más la piel, nos secaremos con ligeros toques de toalla.

Una vez seca, es fundamentar hidratar la piel. Tras este tratamiento conseguiremos que el serum y la crema hidratante My Cream penetren mejor en las capas más profundas.

Tal y como hemos hablado en post anteriores, el uso de las mascarillas hacen que la exfoliación una vez a la semana, sobre todo si tenemos la piel grasa, sea la frecuencia ideal.

Llega la primavera

Aunque quizá tarde unos días en empezar a sentirse un ambiente realmente primaveral… ¡Llega  la primavera!!

El cambio de estación afecta directamente a nuestra piel, ya que los factores externos como el calor, el aire o la humedad, van a ir modificándose poco a poco, y la rutina que estábamos siguiendo necesita ciertos cambios.

Después de un frio y seco invierno, la piel necesita una buena exfoliación para conseguir una piel más suave, tersa y libre de impurezas. Una de las formas de hacerlo sin demasiado estrés puede ser sustituyendo un par de veces a la semana la esponja normal por una exfoliante, así ayudamos en la renovación celular de la piel mediante la eliminación de las células muertas de la epidermis.

Ahora que tenemos la oportunidad de estar más tiempo al aire libre, es importante ayudar a nuestra piel de desintoxicarse. Utiliza agua micelar, que atrae las impurezas y deja la piel completamente purificada.

Después de limpiar la piel, lo mejor es aplicar una buena capa de crema hidratante. Repite por la mañana y por la noche, una piel hidratada es sinónimo de salud y luminosidad. Eso, sin olvidar que tan importante como la hidratación, o más aún, es la protección solar. ¿Qué tal si este año la conviertes, de una vez por todas, en parte de tu rutina diaria? No hay excusas para no hacerlo.

Las manos y los pies son de las partes del cuerpo que más sufren en invierno, recuerda como teníamos que cuidarlas.

Necesitaremos un extra de hidratación también en la alimentación, aumenta la ingesta de té, infusiones, frutas y verduras de temporada, así ayudaremos a hidratar la piel desde el interior.

Trucos para levantarse con buena cara

¡Que levante la mano la que alguna vez se ha asustado al mirarse al espejo por la mañana!

¿No os ha pasado alguna vez? Rostro hinchado, mirada cansada, ojeras…

El ritmo de vida tan estresante, la falta de sueño o la deshidratación son los culpables de que nos despertemos con el conocido como rostro cansado.

Como para todo, existen trucos para hacer que nuestro rostro se vea fresco y dar luminosidad a la piel.

1.- Dieta equilibrada. Especialmente por la noche os recomiendo tomar alimentos ligeros que favorezcan la digestión y que potencien la melatonina, tales como ácidos grasos Omega 3, zinc o magnesio. Además es recomendable evitar bebidas alcohólicas, el café y el tabaco

2.- Tal y como hemos contado en muchas ocasiones, el uso de la crema hidratante es indispensable, aplicarla por la noche antes de dormir favorece la renovación celular y repara los posibles daños causado a lo largo del día. Durante las horas de descanso la piel se regenera.

3.- Otro de los consejos de belleza es dormir unas 7 u 8 horas. Pero como truco extra os diré que dormir con la cabeza ligeramente elevada favorece la circulación sanguínea y disminuirá la posibilidad de tener ojeras al día siguiente.

4.- El agua fresca estimula nuestra piel, reactivando la microcirculación sanguínea y cerrando los poros de la piel. Con esto no quiero decir que te duches con agua fría todos los días, especialmente en esta época del año, pero si es conveniente acabarla con un chorro de agua de temperatura más baja.

5.- Aprovecha la aplicación de crema hidratante por la mañana para realizar pequeños y suaves masajes en la cara, cuello y escote. Este gesto ayudará a eliminar el líquido acumulado en los ganglios linfáticos de la zona superior del pecho y del cuello. Masajea la frente, los pómulos, el contorno de ojos, la mandíbula y el cuello ejerciendo una suave presión. Estos simples ejercicios reducirán las áreas inflamadas, previenen las arrugas y te harán sentir mucho más relajada.

6.- Si necesitamos unificar el tono de la piel, elige una base ligera e hidratante, mejor si también incorpora protector solar. Los maquillajes muy densos y el exceso de polvos compactos impiden que la piel refleje toda su luz.

Trucos de maquillaje

Recibo muchas preguntas sobre cómo me maquillo, así que me gustaría explicaros los pasos que sigo.

Como en muchas otras cosas, también la edad influye en la forma de maquillarnos, ya que no lo hacemos de la misma manera a los veinte que a los cincuenta años, sobre todo porque ni las circunstancias ni las características y necesidades de nuestra piel son las mismas.

A partir de los cincuenta, resulta preferible huir de maquillajes llamativos y subidos de color, que pueden producir un efecto envejecedor.

Lo más importante, como siempre os aconsejo, es ser constantes y seguir una rutina diaria de belleza, en la que destaca la limpieza facial y la hidratación, cuidados que debemos aplicar tanto a primera hora del día como a última, antes de acostarnos.

Cuando se acerca la menopausia, podemos notal una mayor sequedad en la piel, por lo que resulta ideal el uso de una base de maquillaje líquida, de esta forma tenemos una hidratación extra. Por el mismo motivo, debido a los cambios en la melanina es posible que necesitemos un tono distinto al que utilizábamos siempre.

La paleta de sombra de ojos en tonos marrones es un excelente aliado, independientemente del color de tus ojos, ya que disimula los capilares y las manchas rosáceas. Incluso si usas un delineador marrón en vez de negro, el resultado será mucho más natural. Aplica siempre la sombra más oscura en el párpado móvil y un tono más claro en la zona superior. Como truco extra, si utilizas antes primer o polvos matificantes la sombra se adapta mejor y dura más tiempo.

Las cejas son otra de esas zonas que con el paso del tiempo se van despoblando. Para minimizar esos efectos, existen en el mercado unos estupendos productos, en polvo o en lápiz, que ayudan a definirlas y rellenarlas. Sobre todo, intenta que el lapicero sea siempre del mismo tono que tu pelo natural, no más oscuro.

La máscara de pestañas es imprescindible para dar un efecto óptico que las muestre largas, definidas y separadas. Cuando la apliques, insiste en la parte externa, ya que eso ayudará a tener una mirada más amplia. Prueba una que no pigmente en exceso y las deje marcadas y con volumen.

Para aplicar el colorete, mi consejo es que utilices una brocha de pelo un poco más largo y suelto con forma redondeada y lo apliques directamente en la zona del pómulo y extiéndelo hacia la sien. La técnica de sonreír y aplicar algo de rubor si tienes algo de flacidez no es buena idea, ya que en el momento que dejes de sonreír, la caída natural de tu rostro podrá dejar el colorete muy bajo.

Finalmente, no olvides tus labios y apuesta por una barra con efecto relleno y que tenga algo de brillo, para que cree un efecto de mayor volumen. Pese a lo que pudiera parecer, también sufren las consecuencias del paso del tiempo. La zona labial requiere de cuidados diarios te recomiendo que utilices todos los días el contorno de ojos y labios de My Cream y notaras mejoría enseguida.

Cuidados del cabello en invierno II

En el post de la semana pasada os hablaba de los cuidados del cabello en invierno centrándolo en lo que se refiere al lavado y secado del mismo. Como continuación de este tema quiero recordar  que también es importante el consumo diario de agua. Es evidente que en los meses de invierno no resulta tan apetecible la ingesta de agua u otros líquidos como ocurre en verano, cuando las altas temperaturas invitan más a ello. Sin embargo, nuestro organismo y, por extensión nuestro cabello, puede resultar perjudicado si disminuimos ese consumo, debido a la pérdida de hidratación y a los efectos positivos que ello conlleva. Por eso, se aconseja beber, como mínimo, un litro y medio de agua al día, sea la época del año que sea.

Uno de los mejores trucos que existen para tener un cabello sano es cepillarlo diariamente ya que activa la microcirculación sanguínea del cuero cabelludo, consiguiendo un pelo más fuerte. Los folículos pilosos reciben más nutrientes y por lo tanto el cabello crece con más fuerza. El uso del cepillo ayuda también a deshacerse de las células muertas, la caspa y otros residuos capilares.

Es importante cepillar dos veces al día. Podemos hacerlo por la mañana y antes de acostarnos. Recomendamos hacerlo antes del lavado y siempre con el cabello seco, porque  si lo hacemos mientras está mojado, es más susceptible de romperse.

También es importante hacerlo antes de la aplicación de algún serum capilar o de un tónico anticaída, pues al activar la circulación con el cepillado, los activos aplicados son más efectivos.

Cuidados del cabello en invierno I

Normalmente, cuidamos mucho de nuestro cabello durante el verano para protegerlo de los daños que provoca el sol, el cloro o la sal del mar, olvidando mantener dichos cuidados con la llegada del frío, por lo que me gustaría daros una serie de consejos para mantener en perfectas condiciones nuestro cabello durante estos meses.

Es fundamental cuidar de nuestro manto hidrolipídico, que es una barrera natural que se encuentra en la superficie del cuero cabelludo, formada por una base acuosa como es el sudor y una base lipídica o grasa sebácea, que actúa como barrera defensiva contra las agresiones externas, contribuyendo a mantener la hidratación del cabello.

Para ello, debemos evitar el uso de productos capilares agresivos, ya que esto, unido a unos hábitos de limpieza inadecuados dan lugar a la pérdida natural de lípidos en la piel, deshidratación y, por consiguiente, al resecamiento y endurecimiento de la piel, lo que debilita el cabello y aumenta el riesgo de caída. Hemos de comprobar los componentes del champú, debiendo elegir el más apto según nuestro tipo capilar: graso, seco, frágil, etc… Sin embargo, todos deben presentar una característica común: la suavidad.

Además de los productos de limpieza, es importante la frecuencia de lavado y la temperatura del agua. Respecto a la limpieza, resulta un hábito muy recomendable para mantener la elasticidad, el brillo y el crecimiento del cabello. La falta de lavado incrementa disfunciones como la caspa, la grasa o la aparición de picores. Por el contrario, un exceso de lavado también ser perjudicial, pues produce sequedad, descamación y pérdida de nutrientes. Por eso, es importante encontrar un equilibrio entre ambos extremos.

Durante el invierno, solemos ducharnos con agua a mayor temperatura que en verano. Ello elimina el aceite del cuero cabelludo, provocando una descamación que se puede confundir con la aparición de caspa. Por eso, lo más aconsejable es utilizar agua a una temperatura media, que esté en torno a los 20ºC y finalmente aclararnos con agua fría, ya que ese contraste es muy beneficioso para la circulación y fortalece nuestro cuero cabelludo.En cuanto al secado, se aconseja hacerlo en primer lugar usando con una toalla exclusivamente destinada a este fin, mediante movimientos circulares y suaves. Tras ello, pese a que a priori podría parecer que un secado al aire es menos agresivo que utilizar un secador, lo cierto es que el uso de éste también resulta aconsejable, especialmente si se modula a baja temperatura y no se acerca en demasía a la cabeza. En todo caso, la clave reside en la humedad en el cabello, pues un exceso de la misma provoca que el pelo se vuelva más frágil y quebradizo. Al utilizar el secador, eliminamos la humedad de manera más rápida y evitamos dañar la cutícula. Al igual que con la temperatura del agua, aplicar al finalizar el secado un chorro de aire frío es útil y favorece que las hebras se cierren

Portamascarilla de regalo

Hola amigas,

Como sabéis, el COVID-19 ha trastocado nuestras vidas y ha cambiado tanto nuestra forma de relacionarnos como nuestras  costumbres, convirtiendo en cotidianos determinados hábitos que nunca hubiésemos imaginado que pasarían a ser imprescindibles.

Una de las rutinas que hace solamente un año nadie hubiera pensado que se iba a hacer obligatoria es el uso de la mascarilla.

Pero la grandeza de las personas reside en intentar superar todo tipo de circunstancias, aunque sean tan adversas como las actuales, y tratar de adaptarse a ellas de la mejor forma posible.

Por eso, he pensado que quizás os resultaría muy práctico este magnífico portamascarillas que recibiréis de manera totalmente gratuita por cada compra que realicéis de productos My Cream.

Se trata de un artículo de atractivo diseño y compatible con todo tipo de mascarillas. Asimismo, resulta de gran utilidad, ya que nos ayudará a guardar siempre nuestra mascarilla en el

mismo lugar, de forma higiénica y segura, evitando cualquier riesgo de contaminación y reduciendo, por tanto,  la posibilidad de contagio.

Su tamaño es reducido, de modo que puedes llevarlo en tu bolso y,  además, es reutilizable y de fácil limpieza y desinfección, lo que garantiza un uso prolongado.

El objetivo, sobre todo, es protegernos y proteger a los demás.

¡Espero que os guste!

Cuidados del escote

¡Hola amigas! Otra de las preguntas que me hacéis con más frecuencia es cómo eliminar las arrugas del cuello y del escote, ya que con el paso del tiempo la piel en esas zonas pierde elasticidad, queda flácida y evidencia el paso del tiempo.  

La piel del cuello y escote es más fina y tiene menos colágeno que, la de otras partes de nuestro cuerpo, lo que hace que se deshidrate con mayor facilidad. Además, se trata de una zona muy expuesta a los rayos solares y ello puede provocar la aparición de antiestéticas manchas.

Por eso, una rutina tan sencilla, a la vez que necesaria, como extender el uso de la crema hidratante My Cream hacia el cuello y el escote evitaría en parte esta deshidratación. Para ello, aplica todas las noches el serum facial y extiéndelo también sobre cuello y escote y, a continuación, la crema hidratante. Estos hábitos harán que, en pocas semanas, sientas los efectos beneficiosos de este sencillo tratamiento y notes tu piel más tersa y suave

Pedicura casera

¡Hola amigas! Como sabemos, los pies son una de las partes más importantes de nuestro cuerpo y, a la vez, una de las más olvidadas. Por eso, esta semana quiero proponeros unos sencillos consejos que nos ayudarán a conseguir la pedicura casera perfecta.

Trata de encontrar un momento exclusivo para ti, donde te sientas cómoda. No es necesario que dispongas de un sinfín de instrumentos específicos, basta que tengas a mano sales de baño, piedra pómez, exfoliante, algodón, quitaesmalte, tijera de uñas, un palito de naranjo, lima, esmalte y crema hidratante. 

Sigue estos sencillos pasos:

  • En primer lugar, conviene preparar tus pies. Para ello, crea tu propio spa y sumérgelos en agua caliente durante unos minutos, añade sales de baño o aceites esenciales y enseguida notarás una sensación de calma.
  • Sécalos con cuidado, incidiendo en la zona que hay entre los dedos para que no quede humedad alguna.
  • Tras ello, elimina callos y asperezas frotando la piel suavemente con una piedra pómez. Cuando termines, aplica un exfoliante para poder eliminar restos e impurezas y acláralos con agua.
  • En caso de llevar esmalte de uñas, retíralo con cuidado, usando para ello un algodón y quitaesmalte.
  • A continuación, arregla las uñas, usando para ello una tijera siguiendo una forma de corte cuadrada, sin dejar esquinas. De esta manera, evitarás que se encarnen. Además, recuerda no cortar las cutículas, ya que si lo haces éstas nacerán más fuertes; para cuidarlas, empújalas hacia la base con el palito de naranjo. Termina limando suavemente las uñas manteniendo la forma cuadrada.
  • Pon nuevamente unos instantes tus pies en agua caliente.
  • Puedes aplicar color a tus uñas, aunque lo ideal sería que aproveches estos meses de frío y las dejes oxigenar, así llegarán radiantes cuando toque lucir el calzado de verano. Aun con todo, si decides pintarlas, aplica primero una capa de base protectora y utiliza algodones para separar los dedos.
  • Para terminar, nutre tus pies con una crema hidratante. Además, si lo haces antes de dormir, conseguirás que el efecto sea mas duradero.
Pages:«1234»