Cuidado de los labios en invierno

Las bajas temperaturas afectan considerablemente la salud de la piel y especialmente las zonas más sensibles, como es el caso de los labios. Es por ello que estos meses fríos y secos tenemos que tener un especial cuidado con ellos.

Entre las características de la piel de los labios, podemos destacar que es, hasta cinco veces más delgada que el resto de la piel del rostro. También que no tiene melanina, por lo que quedan desprotegidos ante el sol, y que su piel carece de glándulas sudoríparas y sebáceas, esto hace que no posea la capa hidrolipídica y se deshidraten con mayor facilidad. Su color sonrosado se debe a los vasos sanguíneos que los recorren se transparentan debido a su pequeño espesor.

Con todo esto expuesto se entiende que, sea necesario mantener un buen cuidado labial para protegerlos de agresiones externas, y  no es de extrañar que los cambios de temperatura y la exposición al sol alteren la turgencia de los mismos.

La mejor forma de proteger los labios es con una crema hidratante labial que contenga filtro solar. Llévalo siempre encima y renuévalo con frecuencia, tanto en exterior como en interior, y evita mojarlos con saliva, morderlos o quitar las pieles secas, ya que solo conseguiremos dañarlos más.

El principal problema de los labios es que se deshidratan con facilidad y en invierno es frecuente que estén agrietados y secos. A menudo esto provoca que sangren o que estéticamente se vean mal.

Pero además de la deshidratación y el frío también tenemos que tener en cuenta el sol, ya que al ser tan delicada su piel, los rayos solares pueden llegar a quemarlos. Si vais a la nieve a disfrutar de la montaña o hacer deporte, recordad que el sol incide con más fuerza cuanto más alto estéis, por lo que es imprescindible el uso de protección solar.

En la rutina de belleza incluye una exfoliación especial para los labios. Para esta zona de la piel, utiliza productos específicos, el uso del contorno de ojos y labios de My Cream by Isabel Preysler todas las noches aumentará la flexibilidad de la piel y la hidrata en profundidad, por lo que es muy recomendable también para el contorno de los labios.  Después aplica un bálsamo labial todas las noches. No hay que olvidar que al igual que la piel del rostro, la de los labios utiliza la noche para regenerarse y nutrirse en profundidad.

La falta de hidratación hace que los labios parezcan arrugados y resecos. Los labios secos indican que tenemos que hidratar nuestro cuerpo. Si bebes dos litros de agua y utilizas una fórmula nutritiva que ayude a retener la humedad, conseguirás unos labios suaves y con volumen.

Share this post



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *