Cuidado piel facial

La piel se encarga de proteger el cuerpo ante los agentes externos. Actúa como barrera frente a los cambios de temperatura, el aire, las bacterias, etcétera. Además, la salud de la piel también puede ser reflejo de alteraciones en otras partes del cuerpo. Se trata del órgano más grande del cuerpo

Mantener unos hábitos de vida lo más sanos posibles, es la manera más sencilla de conseguir una buena salud de la piel. El uso de cosméticos nos ayuda a proteger, hidratar y regenerar la piel, entre otras cosas, pero son nuestros actos lo que hará que realmente funcionen o no.

En concreto, para proteger la piel del rostro, sigue estos consejos.

Como siempre la higiene es la primera regla y la más importante. Debemos realizar una limpieza del rostro dos veces al día, por la mañana y por la noche. El agua sola no es capaz de disolver la grasa y la suciedad, te recomiendo que utilices un cosmético acorde a tu tipo de piel.

Tras la limpieza, debemos hidratar la piel para reponer el agua que ha perdido. Tenemos que hacerlo por fuera, con el uso de cremas hidratantes a diario, y por dentro, bebiendo agua, infusiones y otros líquidos, de esta forma mantendremos el cuerpo limpio de toxinas y ayudaremos en el tránsito intestinal.

Debemos incluir el uso de protectores solares en nuestra rutina matutina incluso en invierno, muchas cremas hidratantes, como My Cream, ya incluyen factor de protección. La exposición a los rayos ultravioletas es una de las agresiones más importantes que sufre la piel a diario, causando su envejecimiento además de otros problemas mayores

La práctica  deportiva favorece la circulación sanguínea y linfática. Caminar media hora al día activa todo el organismo, ¡mente incluida! De esta forma ayudamos a oxigenar los tejidos y la piel absorba nutrientes a través de la sangre.

Descansar correctamente es, sin duda, una cura de belleza, ya que es de noche cuando la piel pone en marcha sus mecanismos de reparación natural. Recuerda aplicar My Cream antes de dormir para regenerar la piel, evitando su envejecimiento.

Tener una alimentación sana  y equilibrada también juega un papel importante en el cuidado de la piel. Se recomienda dar prioridad a los alimentos ricos en vitaminas, las frutas y verduras son buenas fuentes de estos micronutrientes,  y en proteínas de calidad, como las carnes magras y los pescados azules, que contribuyen a mantener tanto el agua como la grasa de la piel en buen estado.

Share this post



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *