Cuidados del cabello en invierno I

Normalmente, cuidamos mucho de nuestro cabello durante el verano para protegerlo de los daños que provoca el sol, el cloro o la sal del mar, olvidando mantener dichos cuidados con la llegada del frío, por lo que me gustaría daros una serie de consejos para mantener en perfectas condiciones nuestro cabello durante estos meses.

Es fundamental cuidar de nuestro manto hidrolipídico, que es una barrera natural que se encuentra en la superficie del cuero cabelludo, formada por una base acuosa como es el sudor y una base lipídica o grasa sebácea, que actúa como barrera defensiva contra las agresiones externas, contribuyendo a mantener la hidratación del cabello.

Para ello, debemos evitar el uso de productos capilares agresivos, ya que esto, unido a unos hábitos de limpieza inadecuados dan lugar a la pérdida natural de lípidos en la piel, deshidratación y, por consiguiente, al resecamiento y endurecimiento de la piel, lo que debilita el cabello y aumenta el riesgo de caída. Hemos de comprobar los componentes del champú, debiendo elegir el más apto según nuestro tipo capilar: graso, seco, frágil, etc… Sin embargo, todos deben presentar una característica común: la suavidad.

Además de los productos de limpieza, es importante la frecuencia de lavado y la temperatura del agua. Respecto a la limpieza, resulta un hábito muy recomendable para mantener la elasticidad, el brillo y el crecimiento del cabello. La falta de lavado incrementa disfunciones como la caspa, la grasa o la aparición de picores. Por el contrario, un exceso de lavado también ser perjudicial, pues produce sequedad, descamación y pérdida de nutrientes. Por eso, es importante encontrar un equilibrio entre ambos extremos.

Durante el invierno, solemos ducharnos con agua a mayor temperatura que en verano. Ello elimina el aceite del cuero cabelludo, provocando una descamación que se puede confundir con la aparición de caspa. Por eso, lo más aconsejable es utilizar agua a una temperatura media, que esté en torno a los 20ºC y finalmente aclararnos con agua fría, ya que ese contraste es muy beneficioso para la circulación y fortalece nuestro cuero cabelludo.En cuanto al secado, se aconseja hacerlo en primer lugar usando con una toalla exclusivamente destinada a este fin, mediante movimientos circulares y suaves. Tras ello, pese a que a priori podría parecer que un secado al aire es menos agresivo que utilizar un secador, lo cierto es que el uso de éste también resulta aconsejable, especialmente si se modula a baja temperatura y no se acerca en demasía a la cabeza. En todo caso, la clave reside en la humedad en el cabello, pues un exceso de la misma provoca que el pelo se vuelva más frágil y quebradizo. Al utilizar el secador, eliminamos la humedad de manera más rápida y evitamos dañar la cutícula. Al igual que con la temperatura del agua, aplicar al finalizar el secado un chorro de aire frío es útil y favorece que las hebras se cierren

Share this post



One thought on “Cuidados del cabello en invierno I

  1. Quisiera tus consejos Isabel, mi nombre es isbelia Arredondo, tengo 52 años permíteme tus consejos para mantenerme activa y sana. Es un placer recibir tu respuesta. Muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *