Cuidados del cabello en invierno II

En el post de la semana pasada os hablaba de los cuidados del cabello en invierno centrándolo en lo que se refiere al lavado y secado del mismo. Como continuación de este tema quiero recordar  que también es importante el consumo diario de agua. Es evidente que en los meses de invierno no resulta tan apetecible la ingesta de agua u otros líquidos como ocurre en verano, cuando las altas temperaturas invitan más a ello. Sin embargo, nuestro organismo y, por extensión nuestro cabello, puede resultar perjudicado si disminuimos ese consumo, debido a la pérdida de hidratación y a los efectos positivos que ello conlleva. Por eso, se aconseja beber, como mínimo, un litro y medio de agua al día, sea la época del año que sea.

Uno de los mejores trucos que existen para tener un cabello sano es cepillarlo diariamente ya que activa la microcirculación sanguínea del cuero cabelludo, consiguiendo un pelo más fuerte. Los folículos pilosos reciben más nutrientes y por lo tanto el cabello crece con más fuerza. El uso del cepillo ayuda también a deshacerse de las células muertas, la caspa y otros residuos capilares.

Es importante cepillar dos veces al día. Podemos hacerlo por la mañana y antes de acostarnos. Recomendamos hacerlo antes del lavado y siempre con el cabello seco, porque  si lo hacemos mientras está mojado, es más susceptible de romperse.

También es importante hacerlo antes de la aplicación de algún serum capilar o de un tónico anticaída, pues al activar la circulación con el cepillado, los activos aplicados son más efectivos.

Share this post



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *