Cuidados en otoño

El otoño es una época de grandes cambios en la atmósfera, hace mucho calor, mucho frío, viento y lluvias. La piel sufre con tantos cambios, debemos afrontar los daños del verano, repararlos y prepararnos para que nuestra piel esté en su mejor estado en invierno.

El clima en cada estación es diferente, por lo que el cuidado de la piel debe adaptarse a cada estación del año para que esté siempre radiante y saludable. Por eso, vamos a comentar cómo cuidar tu piel en otoño.

Si queremos lucir una piel sana, debemos cuidarla y seguir una rutina. Es importante hidratar la piel todos los días y si es posible dos veces al día usando cremas hidratantes. El viento y el frío resecan mucho la piel e incluso puede llegar a agrietarse. Después de haber estado durante el verano tomando el sol la piel también se encuentra más seca. A la vez que hidratamos el rostro también se debe de hidratar el cuerpo internamente, por eso es tan importante beber agua aunque en esta época tengamos menos sensación de sed.

Tenemos que realizar una exfoliación para eliminar las células muertas. Debe usarse un exfoliante según el tipo de piel o zona del cuerpo donde se va a realizar, recuerda aquí el post donde lo explicaba.

Debemos cuidar la piel de todo el cuerpo, sobre todo brazos y piernas, pero es cierto que el rostro es el que está más expuesto a los cambios climáticos, por lo que insistimos en que se debe limpiar el rostro por la mañana y por la noche.

No podemos olvidar otro factor importante, la alimentación. En verano, siempre cometemos excesos. Debemos volver a nuestra rutina diaria a través de una dieta saludable y ejercicio físico. Incluye frutas y verduras, que tantos beneficios producen en la piel, ricos en antioxidantes, la Vitamina C o E, pero también son importantes los carotenoides o coenzima Q10.

En esta época solemos dejar de utilizar crema protectora, pero  incluso en los días nublados los rayos UVA traspasan las nubes y si no se protege la piel comenzarán a aparecer manchas y arrugas.

Cuida tus labios y tus manos son zonas sensibles a las que no prestamos la debida atención. Protegernos del viento, del frío y mantenernos hidratadas es fundamental.

Share this post



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *