Hidratación de piel

Hoy trataremos sobre el paso que nunca puede faltar en cualquier rutina de belleza, la hidratación de la piel.

La piel deshidratada es más susceptible de desarrollar líneas de expresión y arrugas. Nutriendo la piel de forma adecuada, ayudamos a su barrera protectora, en caso contrario la piel se seca y provoca una pérdida de colágeno, que acelera el envejecimiento.  

Si mantenemos la piel hidratada evitaremos también las irritaciones que provocan molestias, dolor y picores. La crema hidratante repone los niveles de humedad de la barrera lipídica, lo que la hace más fuerte y resistente a los agentes externos del medio ambiente y de la contaminación.

Tanto en invierno, por las bajas temperaturas y el aire seco de la calefacción, que acaban con los lípidos que conforman la epidermis, como en verano, por el calor y la exposición prolongada al sol, que dejan bajo mínimos los niveles de humedad en la piel, es imprescindible su uso por la mañana y por la noche, siempre sobre la piel limpia.

Share this post



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *