Limpieza facial

Cada día dedica unos pocos minutos, por la mañana y por la noche, para la limpieza facial. Este pequeño gesto realizado con constancia ayudará a mantener la piel sana, prevenir los signos del paso del tiempo y protegerla frente a agentes externos agresivos como el sol, el frío, el aire o la contaminación atmosférica. Sin duda una de las bases para tener una piel bien cuidada es la higiene.

Os recomiendo limpiar la piel de la cara un mínimo de dos veces al día. Por la mañana, para retirar las posibles toxinas de desecho que a través de los poros eliminamos durante la noche. Y, por la noche, aunque no se lleve maquillaje, para limpiarla como parte de nuestra rutina facial.

Los productos elegidos deben adaptarse a tu tipo de piel y el pH que tenemos, el pH es el grado de acidez fisiológica de la piel,  que determina la elección de un producto u otro.

Actualmente existen en el mercado infinidad de tipos de geles limpiadores, agua micelares, etc. y formatos varios como puede ser gel, mousse, bálsamo o cremas. Por ello es importante que también tengas en cuenta el lugar donde vives y el trabajo que realizas. Si el clima donde vives es seco, utiliza productos más ricos y balsámicos que en caso de vivir junto al mar. Si vives en una gran ciudad, tendrás que limpiar la piel con más cuidado e insistencia ya que se ensucia a causa de la polución, que si vives en la ciudad más pequeña. En caso de trabajar en un ambiente cerrado con poca ventilación, elige un producto lo más fluido posible.

Para mantener la hidratación de nuestra piel, sobre todo en las maduras, es fundamental que tras la limpieza apliquemos  un producto que selle el agua en la dermis, como My Cream by Isabel Preysler, que ayude a restaurar, reparar, regenerar y nutrir nuestra piel.

Os recomiendo que a la hora de aplicar la crema hidratante lo hagáis de forma ascendente, empezando desde la barbilla y realizando suaves masajes, hasta repartirla por toda la cara. Siempre de abajo a arriba y del centro al exterior, evitando la zona del contorno de ojos, en la que utilizaremos un producto específico.

Semanalmente realiza una exfoliación en la piel de la cara, ya que ayuda a realizar renovación celular, eliminando células muertas y favoreciendo la penetración de los activos que apliques después, por lo que es muy importante el uso de una crema hidratante tras la exfoliación.

Share this post



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *