Maquillaje

Sois muchas las que me preguntáis sobre cómo me maquillo, así que me gustaría explicaros los pasos que sigo.

Como en muchas otras cosas, aquí también, influye la edad. Nuestra piel cambia por lo que la forma de maquillarnos no puede ser igual a los veinte años que a los cincuenta, sobre todo porque ni las circunstancias ni las características y necesidades de nuestra piel son las mismas.

A partir de los cincuenta, resulta preferible huir de maquillajes llamativos y subidos de color, que pueden producir un efecto envejecedor.

Lo más importante, como siempre os aconsejo, es ser constantes y seguir una rutina diaria de belleza, en la que destacamos la limpieza facial y la hidratación, cuidados que debemos aplicar tanto a primera hora como al final del día, antes de acostarnos. A partir de cierta edad el uso de serum facial es imprescindible. El Serum Rejuvenecedor My Cream tiene propiedades antioxidantes que favorecen la desaparición de manchas, además de aportar luminosidad a la piel. Previene y reduce arrugas y líneas de expresión.

Resulta ideal el uso de una base de maquillaje líquida, ya que cuando se acerca la menopausa podemos notar una mayor sequedad en la piel, de esta forma tenemos una hidratación extra. Por el mismo motivo, debido a los cambios en la melanina es posible que necesitemos un tono distinto al que utilizábamos siempre.

La paleta de sombra en tonos marrones será un excelente aliado, independientemente del color de tus ojos, ya que disimulan los capilares y las manchas rosáceas. Incluso si usas un delineador marrón en vez de negro, el resultado será mucho más natural. Usa siempre la sombra más oscura en el párpado móvil y un tono más claro en la zona superior. Como truco extra, si utilizas antes primer o polvos matificantes la sombra se adapta mejor y dura más tiempo.

Las cejas son otras de esas zonas que con el paso del tiempo se van despoblando. Para minimizar esos efectos, existen en el mercado unos estupendos productos, en polvo o en lápiz, que ayudan a definirlas y rellenarlas. Sobre todo, intenta que el lapicero sea siempre del mismo tono que tu pelo natural, no más oscuro.

La máscara de pestañas es imprescindible para dar un efecto óptico que las muestre largas, definidas y separadas. Cuando la apliques, insiste en la parte externa, ya que eso ayudará a tener una mirada más amplia. Prueba una que no pigmente en exceso y las deje marcadas y con volumen.

Para aplicar el colorete, mi consejo es que utilices una brocha de pelo un poco más largo y suelto con forma redondeada y lo apliques directamente en la zona del pómulo y extiéndelo hacia la sien. La técnica de sonreír y aplicar algo de rubor si tienes algo de flacidez no es buena idea, ya que en el momento que dejes de sonreír, la caída natural de tu rostro podrá dejar el colorete muy bajo.

Finalmente, no olvides tus labios y apuesta por una barra de labios con efecto relleno y que tenga algo de brillo, para que cree un efecto de mayor volumen. Pese a lo que pudiera parecer, también sufren las consecuencias del paso del tiempo. La zona labial requiere de cuidados diarios te recomiendo que utilices todos los días el contorno de ojos y labios de My Cream y notaras mejoría enseguida.

Share this post



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *