Mejora la salud de tu piel

Siguiendo estos sencillos consejos diarios, puedes ayudar a mejorar la salud de tu piel durante todo el año.

  1. Es fundamental que limpies la piel del rostro por la mañana y antes de acostarte, con el fin de eliminar impurezas y maquillaje. Para ello se deben utilizar productos suaves, que no irriten la piel y ayuden a eliminar la grasa y la suciedad acumuladas. Otro hábito de limpieza recomendado es preparar una toalla especial para tu rostro y mantenerla seca y limpia cada vez que la uses.
  2. La hidratación constituye otro de los secretos de una piel sana y elástica, no sólo en el rostro, sino en todo el cuerpo. El uso de cremas y aceites hidratantes debe ser una rutina diaria para ayudar a restaurar la humedad perdida y mantener su buen estado y elasticidad.
  3. El agua mantiene la piel hidratada y te ayuda a eliminar toxinas. El truco está en ingerir líquidos regularmente.
  4. La comida también juega un papel importante en el cuidado de la piel. Se recomienda dar prioridad a los alimentos ricos en vitaminas. Las frutas y verduras son buenas fuentes de estos micronutrientes. Además, en verano hay tantas especies que puedes cortarlas en rodajas finas o mezclarlas para hacer un jugo natural, ¡perfecto para refrescarte en la playa o en la piscina! Por ejemplo, el melón, el mango o la fresa contienen mucha vitamina C, que ayuda a proteger las células del daño oxidativo. Por tanto, las manzanas también tienen un alto contenido en vitamina A, lo que ayuda a mantener la piel en condiciones normales
  5. Las necesidades de la piel evolucionan con la edad: si eres joven, demandará sobre todo hidratación; y conforme vas cumpliendo años, debes dedicarle más tiempo, cuidados antioxidantes y una buena dosis de nutrición.
  6. Es muy importante proteger y defender la piel del sol. Esto se hace usando factor de protección solar. Se recomienda utilizar al menos 15 SPF (factor de protección solar) 30 minutos antes de la exposición solar y volver a aplicarlo cada 2 horas o después del baño.
  7. La limpieza diaria de la piel también es un aspecto a tener en cuenta durante el cuidado. Después de bañarse en la piscina con agua clorada, se recomienda tomar una ducha para eliminar el cloro residual en la piel e hidratarla.
  8. Dormir lo suficiente es otro hábito que puede ayudar a que su piel se mantenga en buenas condiciones.
  9. Otro factor a considerar es la ropa y el calzado. Dependiendo del clima en el que nos hallemos, si es húmedo o seco, habrá que usar un tipo de ropa u otro. Si hace mucho calor, los materiales como el hilo o algodón son los más adecuados ya que favorecen la transpiración del sudor. El calzado también tiene mucha importancia. Si el pie permanece dentro de un calzado sin transpiración, ello favorecerá la aparición de hongos y malos olores.
Share this post



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *