Piernas cansadas

El síndrome de piernas cansadas, es una afección de la circulación sanguínea en la que la sangre tiene problemas para volver desde las extremidades al corazón.

Activar la circulación de las piernas es muy importante durante todo el año, pero especialmente en los meses de calor, porque este tipo de problemas se ven agravados por el efecto vasodilatador de las altas temperaturas. Con la llegada del verano, las arañas vasculares y las varices aumentan de volumen y pueden aparecen más, siendo el lugar más evidente las piernas.

Algunos de los síntomas que puedes reconocer son: pesadez o sensación de cansancio en las piernas, hormigueo, picor, varices, inflamación o hinchazón.

Este problema tan habitual, especialmente en mujeres, puede ocurrir por diversos motivos como la edad o la genética, aunque también puede verse empeorado por una dieta poco saludable, el sobrepeso o la obesidad, la vida sedentaria o el estilo de vida (personas que estén mucho tiempo sentadas o de pie).

Por eso quiero darte algunas recomendaciones que espero puedan ayudarte a pasar un verano más confortable.

En primer lugar, te recomiendo que siempre estés hidratada, bebe al menos 2 litros de agua diario ya que te ayudarán a que tu sistema linfático y tu sistema circulatorio funcionen correctamente.

Come de forma sana y equilibrada. Es muy importante que reduzcas la ingesta de alimentos ricos en azúcares y grasas, también el alcohol así como reducir el consumo de sal para prevenir la retención de líquidos y el edema  .Hay algunas verduras que puedes incluir en tus recetas de verano que te ayudaran a aumentar la diuresis y a hidratarte. Las espinacas, los tomates, la alcachofa o los espárragos son algunos alimentos ideales para disfrutar en ensaladas o gazpachos y contribuir al bienestar de tus piernas. Los cereales integrales y las legumbres también son perfectos para combatir este problema, gracias a su aporte en fibra contribuye a mejorar el tránsito intestinal y previene el estreñimiento. Ir con regularidad al baño mejora la circulación y el retorno venoso. Por último las frutas ricas en Vitamina C o también está demostrado que favorecen la circulación ya que refuerzan las paredes de nuestras venas y capilares y favorecen una buena circulación.

Eleva las piernas. Cuando estés descansando procura elevar las piernas, porque de esta forma tan sencilla estarás favoreciendo el retorno venoso.

Realiza ejercicio regularmente. Da cada día un paseo de media hora, monta en bicicleta, nada… Cuanto más te muevas, más estarás favoreciendo que la circulación funcione correctamente.

También sería ideal que incluyeras a tu ritual de belleza diario la aplicación de un gel efecto frío y masajees tus piernas con movimientos ascendentes que favorezcan la circulación.

No permanezcas demasiado tiempo en la misma postura. Si tu trabajo te obliga a estar de pie o sentada muchas horas, procura hacer descansos de postura de vez en cuando. Levántate y camina unos minutos cada hora para activar tu circulación. Cuando estés en una misma postura mucho tiempo mueve la articulación de tus tobillos; de esta manera favoreces el retorno de sangre al corazón y alivias la pesadez de piernas. Hay diferentes tipos de ejercicios de tobillos que pueden ayudarte a favorecer el retorno venoso, este es sólo un ejemplo.

Cuando te estés duchando, finaliza realizando un masaje con movimientos circulares alternando agua tibia con agua fría desde los tobillos a las ingles, si utilizas también un guante de crin, vas a aliviar mucho los síntomas.

No abuses de la ropa ajustada y tampoco uses muy a menudo zapatos de tacón.

Share this post
  , ,


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *